Inicio » Balonmano » Ana Treviño, entre el deporte y el arte

Ana Treviño, entre el deporte y el arte

Quizá encontrar tus aptitudes no sea nada difícil, pero saberlas aprovechar para convertir tu vida en toda una gama de oportunidades  sólo algunas personas lo pueden hacer, y una de ellas es Ana Treviño Ríos.

Ana se inició en el handball a los 10 años cuando acompañado a sus hermanos en el gimnasio de Apodaca un día fue invitada a practicar esta disciplina y sumarla a la gimnasia, la cual realizaban todas las tarde en compañía de su hermana menor.

Vista previa de imagen“Fue gracias a mi hermano Noe, él mientas  nosotras estábamos en gimnasia el hacía un recorrido por las otras canchas y la maestra Lulú lo invitó. Al llegar a casa nos dijo y pues dije, bueno , que tal si yo también lo practico y de esta manera salía de gimnasia y me iba al handball” , comentó Ana Treviño.

Desde sus inicio en la modalidad de minihadball la joven jugadora demostró sus dotas en la cancha y eso le permitió defender los colores de Nuevo León dos años consecutivos; la primera edición fue en el 2006 y se llevó a cabo en el estado y al año siguiente en Ciudad Acuña.

“Luego me subieron a la categoría Infantil, se puede decir que un año antes y competí del 2008 al 2010 con ellos en donde logramos varias platas y un bronce. Para posteriormente cuando estudiaba sexto año ingresar a la Villa del CARE en Nuevo León, donde estudiaba y practicaba, lo hice un año y medio, luego me fui seis meses al CNAR y regresé para concluir mi secundaria en la misma Villa”, añadió la joven Ana Treviño.

El handball le permitió además viajar por diversas partes del mundo, en ocasiones representando a Nuevo León como sucedió en Puerto Rico, en otras con México conociendo Italia, Guatemala, Houston y Colombia , en donde las experiencias fueron únicas.

“Además también pudimos formar parte de la Selección de México para el evento realizado en Paraguay, en la modalidad de handball de playa. Así que la verdad del 2008 al 2016 que pasé por estas categorías pude jugar al mejor nivel y conocer muchos lugares”, expresó la jugadora regia.

Pero sería en ese tiempo cuando estuvo concentrada en el CNAR cuando la música y el baile llegaron de lleno a su vida, dotes artísticos que hoy practica y que disfruta como nunca.Vista previa de imagen

“Lo del baile se dio cuando íbamos a reuniones en la capital. Allá les gusta mucho la Salsa y la Bachata y me comenzó a gustar el baile, creo que también influyó mucho que a mis padres les gusta bailar en las fiestas, son de los primeros que se paran en una reunión”, comentó Ana Treviño.

Fue así como al dejar un poco el balonmano por sus estudios en Ingeniería Industrial y de Sistemas como Ana comenzó a llevar clase de baile en ambos ritmos y eso lo perfeccionó a tal grado que hoy es una destacada integrante de su grupo artístico y con logros a nivel nacional y local.

“Me encanta y lo gozo, pues me quita el stress de la escuela y el trabajo . Además nos ha ido bien, tenemos dos segundos lugares a nivel nacional y un primero en Nuevo León. Creo que eso me motiva mucho a seguir en el baile”, destacó la joven Ana Treviño.

Sin duda Ana es una muestra de cuando se quiere algo y se descubre que tiene aptitudes se puede lograr todo; primero en le gimnasia, luego en el handball destacando como jugador local y nacional y ahora en el baile, donde es toda una estrella.

Ana Treviño confirma que para tener una vida plena es importante encontrar tus cualidades, ser una persona disciplinada y no tener miedo a intentarlo, ya que en cualquier momento se abren las puertas de éxito , y sobre todo, de un desarrollo pleno de la persona.

Hoy Ana no sólo piensa en el handball, al cual quisiera regresar en un poco tiempo, sino también en el baile, su carrera profesional y el seguir creciendo, ya que es joven y con ganas de aprender mucho más cada día.

Redacción: Enrique Fernández

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.