Inicio » Columnas Regio Deporte » Arte y Figura

Arte y Figura

ARTE
Y
FIGURA
POR “EL NOLO”
 
Continuamos con el libro “La Liturgia Taurina”, por Alejandro Pizarroso Quintero
El mundo del toro es un mundo cerrado. La profesión como tal es muy 10absorbente. Requiere una concentración que no permite al que se dedica a ella ocuparse de muchas otras cosas fuera de lo relacionado con la misma.
Pensemos en una figura en plena temporada: torea prácticamente todos los días. No se relaciona durante días y semanas con nadie fura del mundo del toro. Sus conversaciones giran en torno a su profesión. Fuera de la temporada no cambia demasiado el panorama. Aquellos que tienen sus propias fincas viven en ellas dedicados a su ganado y a entrenarse.
Sus relaciones personales, pues, están muy limitadas: compañeros, ganaderos, “taurinos”, periodistas y aficionados. Todo ello se refleja por ejemplo en su vida amorosa. Son numerosísimos los toreros que se casan con hijas o hermanas de otros toreros, ganaderos, etc.
Fuera de este mundo cerrado, la vida amorosa de los toreros ha buceado mucho también en otros espectáculos, sobre todo entre las folclóricas.
Este entramado de matrimonios y relaciones da lugar a verdaderos clanes familiares y todo lo que éstos conllevan. Dentro de estos clanes, muchas veces relacionados entre sí, surgen las dinastías.
Muchos toreros llegan a la Fiesta sin que en su familia haya habido ninguna relación con ésta. Pero muchos más entran en la profesión siguiendo los pasos de sus mayores.
Los taurinos forman parte del mundo cerrado del toreo. Mucha gente llega a identificarlos con los aficionados, pero hay una diferencia esencial, los aficionados, por mucho que dediquen la mayoría de su tiempo a la Fiesta, no viven de ella, los taurinos, sí.
Continuará… Olé y hasta la próxima.

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.