Inicio » Columnas Regio Deporte » Arte y Figura

Arte y Figura

ARTE

Y

FIGURA

POR “EL NOLO”

Continuamos con el libro “La Liturgia Taurina”, por Alejandro Pizarroso.

El estaquillador es parte esencial de la muleta y consiste, hoy, en un palo de entre cincuenta y sesenta centímetros, más grueso por uno de sus extremos, formando una especie de empuñadura. En este extremo más ancho lleva un cáncamo para sujetar la tela de la muleta. El otro extremo, más delgado, termina en un casquillo metálico que sustenta un pincho que penetra por los ojales mencionados del centro del lienzo.

Normalmente las muletas se transportan plegadas en el esportón y el mozo de espadas monta varias sobre los estaquilladores para su matador. Esta faena se realiza generalmente en el callejón poco antes de comenzar la lidia.

El tamaño de la muleta varía con los gustos del matador. Los toreros más modernos utilizar hoy en día muletas, a mi entender, exageradamente grandes. Si la muleta es extremadamente pequeña recibe el nombre de muletilla, que se usaba en un alarde de valor para entrar a matar al toro.

El mozo de espadas es el encargado del cuidado de los engaños que se transportan hasta la plaza en el esportón, aunque antiguamente también podía hacerse en un lío o hato.

El lío o hato consiste en un pañuelo de hierbas grandes con el que se envuelven los engaños e incluso el vestido de torera y se cierra anudado las cuatro puntas. El esportón es una caja rectangular de cuero para transportar las capas y las muletas, que se cierra por arriba con una lona rematada de ojales metálicos.

No todos los lidiadores son matadores de toros (o de novillos). Aquellos que sí lo son se llaman también espadas. Es decir, reciben su nombre de un instrumento esencial para el arte de torear con el que se culmina el rito de la vida y la muerte que encierra la Fiesta.

Los matadores no ciñen espada para hacer el paseíllo, algo que podía haber sido perfectamente posible, sino que sólo la toman en el último tercio de la lidia. Entre tanto se ocupa de ella, como del resto de los tratos, el “mozo de espadas”, denominación que ya nos lo dice todo.

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.