Inicio » Columnas Regio Deporte » Arte y Figura

Arte y Figura

ARTE

Y

FIGURA

POR “EL NOLO”

Continuamos con el libro “La Liturgia Taurina”, por Alejandro Pizarroso.

Comenzaremos a hablar del templo de la ceremonia, es decir, de la plaza de toros. Veremos luego tal y como cronológicamente se desarrolla el festejo desde que los toreros están en el callejón hasta la muerte del último toro.

Vamos a describir, púes, una tradicional corrida de a pie a la española. Cuando hablemos de “otros ritos” nos ocuparemos del rejoneo, de los festejos populares, del toreo cómico. Cuando hablemos de “otras tierras” nos detendremos en diversas peculiaridades y describiremos otras corridas, como la corrida ecuestre a la portuguesa y los festejos tradicionales del sur de Francia.

La corrida moderna es generalmente un espectáculo en el que tres matadores matan a seis toros. Antiguamente a esto se le llamaba media corrida de toros, pues el número más habitual era el de doce toros que se lidiaban seis por la mañana y seis por la tarde.

Normalmente es un espectáculo que se celebra con luz del día. Así, suele comenzar unas dos horas o poco más antes del crepúsculo, según la estación en la que se celebre. Pero también pueden celebrarse festejos nocturnos, lo que es muy frecuente en caso de espectáculos menores.

Alguna vez se dan espectáculos mixtos de toros y novillos, pero en ese caso transcurren como dos festejos paralelos: los novilleros no intervienen en la lidia de los toros y los matadores de toros no lo hacen en la de los novillos.

En los festivales es frecuente que alternen novilleros y matadores. El rito del espectáculo es sustancialmente el mismo que el de una novillada.

Continuará… Olé y hasta la próxima.

 

 

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.