Inicio » Columnas Regio Deporte » Arte y Figura

Arte y Figura

ARTE

Y

FIGURA

POR “EL NOLO”

Continuamos con el libro “La Liturgia Taurina”, por Alejandro Pizarroso.

La espada de que se valen los toreros, quizá más conocida como estoque, es un arma blanca de acero que, como todas las armas blancas, consta de empuñadura y hoja. El acero tendrá una longitud máxima de 88 centímetros de la empuñadura a la punta.

La hoja consta de filo, contrafilo y punta. Puede ser lisa o presentar uno, dos y hasta tres canales. No es recta, es decir, el plano de la hoja no es recto, sino que está ligeramente curvado hacia la punta. Esta curvatura es conocida comúnmente como “muerte”.

La empuñadura está diseñada para entrar a matar a un toro y no como la de otras espadas o sables para combatir con ellas. Costa de gavilanes, puño, guardamanos y bola. El matador apoya la bola en la palma de la mano y sujeta los gavilanes con los dedos dejando normalmente a la derecha el guardamano. Todo ello va forrado de cinta roja, excepto la bola, que va forrada de badana amarilla.

Durante la faena de muleta es hoy habitual que el matador se valga de un estoque o espada simulada conocido también como “ayuda”. Ésta es más cómoda para el matador, pues pesa mucho menos que la espada de acero. Puede ser de madera, aunque hoy es más frecuente que sea de aluminio o cualquier aleación ligera.

Para la suerte del descabello se usa hoy una espada especialmente preparada para ello conocida como verduguillo. Se trata de una espada sensiblemente más corta que la de matar y de hoja recta y sin filo, excepto en sus ocho o diez centímetros finales que sí esta afilada y termina en punta.

Cada una de las espadas tiene una funda o vaina de cuero con remates metálicos que protege la hoja del estoque. El conjunto de las espadas es transportado por el mozo de espadas en el fundón, que es un gran estuche de cuero.

Continuará… Olé y hasta la próxima.

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.