Inicio » Columnas Regio Deporte » Arte y Figura

Arte y Figura

ARTE

Y

FIGURA

POR “EL NOLO”

Continuamos con el libro “La Liturgia Taurina”, por Alejandro Pizarroso.

Los aficionados

Aficionado es aquel que no solo se limita a vivir la Fiesta como espectador, sino que la vive día a día también fuera de la plaza. Va más allá que el forofo futbolístico que no deja de seguir el curso de las competiciones a través de los medios. Aunque tiene en común con él que los toros, el objeto de su afición, son muchas veces el eje de todas sus conversaciones. El aficionado vive la Fiesta no sólo a través de los medios, sino de toda una serie de actividades culturales y recreativas que ésta genera.

Como en todo hay grados de afición. Esto de los toros tiene mucho de religión y los que han sido señalados con la gracia de la fe viven como verdaderos creyentes, eso sí, con mayor o menor grado de práctica.

En efecto, ser o no ser aficionado es un problema de fe y no necesariamente siempre de conocimiento. Puede haber muy buenos aficionados que no sean entendidos. Es más, hay que desconfiar de los demasiado enterados, de los que pontifican y parecen saberlo todo. La característica esencial del buen aficionado es el respeto, que es una forma de amor, porque la fe valdría poco sin la calidad. Probablemente sea el respeto la característica esencial del aficionado. Respeto por todo lo que rodea a la Fiesta, por el animal, por las tradiciones, por las costumbres y sobre todo por los toreros.

La frontera entre el verdadero y el falso aficionado puede ser muy sutil. El buen aficionado, es crítico, sufre con los males y las corruptelas que se dan en la Fiesta. El falso aficionado, las más de las veces parece que sólo ve estos defectos y desviaciones.

Continuará… Olé y hasta la próxima.

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.