Inicio » Columnas Regio Deporte » Arte y Figura

Arte y Figura

ARTE

Y

FIGURA

POR “EL NOLO”

Continuamos con el libro “La Liturgia Taurina”, por Alejandro Pizarroso.

Podemos afirmar que el periodismo taurino nace con el periodismo impreso en España y en forma de relaciones y ocasionales cubre todo el periodo de la corrida caballeresca.

La crónica taurina aparece por primera vez en el Diario de Madrid en 1793, pero nos e generaliza sus presencia en la prensa diaria hasta el tercio medio del siglo XIX. Eran crónicas muy sucintas donde se daba más importancia al dato escueto que al comentario de sus autores.

La fiesta entre plenamente en la prensa en el momento en que podemos empezar a hablar ya en España de una prensa industrial en la segunda mitad del siglo XIX. La crónica taurina ejerce un magisterio, fomenta filias y fobias y desde entonces la Fiesta es inseparable de los medios de comunicación.

En el último tercio del siglo, coincidiendo con el auge de la gran prensa diaria de información, las revistas taurinas adquieren categoría literaria con firmas como Peña y Goñi, Mariano de Cavia y De la Loma, y están desde luego, presentes en todos los grandes periódicos convirtiéndose en un verdadero género periodístico.

En los años treinta el periodismo taurino prosigue su desarrollo, que se verá bruscamente interrumpido por la Guerra Civil. La radio acoge la información taurina y retransmite las corridas en directo.

Los años cuarenta y cincuenta viven por un lado una degeneración de la Fiesta, por razón del ganado y del peso de los apoderados, que ponen en buena medida a la crítica taurina a su servicio. El periodismo taurino radiofónico se consolida y adquiere una gran importancia. Nace entonces una publicación que llenará toda una época, El Ruedo.

Continuará… Olé y hasta la próxima.

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.