Inicio » Columnas Regio Deporte » Arte y Figura

Arte y Figura

ARTE

Y

FIGURA

POR “EL NOLO”

Continuamos con el libro “La Liturgia Taurina”, por Alejandro Pizarroso.

El despeje

También se le puede llamar despejo. Actualmente se refiere sólo a la salida de los alguacilillos al ruedo antes de comenzar el espectáculo. Hoy en día es un acto puramente simbólico, pero antiguamente respondía a una necesidad real. En efecto, el público ocupaba usualmente el ruedo antes de comenzar la corrida en animada tertulia. Los alguaciles como agentes de la autoridad procedían a desalojar el ruedo y dejarlo practicable para la lidia. En realidad, el despeje más tradicional lo realizaba n retén de soldados y desde 19865 nació el despeje de los alguacilillos, que luego sería simbólico. Pero el público también se echaba al ruedo antes de correr el último toro y hacía necesario un nuevo despeje.

En las corridas reales los alabarderos cubrían, según la tradición, la puerta de Madrid. Después de haber desfilado por el ruedo haciendo el despeje a la antigua usanza se situaban bajo el palco real. La última vez que lo hicieron fue el 25 de mayo de 1902 en la corrida Real celebrada con motivo de la jura de la Constitución por el rey Alfonso XIII al alcanzar la mayoría de edad a los dieciséis años.

En la actualidad, llegada la hora fijada para el comienzo del espectáculo, el presidente saca por primera vez su pañuelo blanco y clarines y timbales anuncian el comienzo de la corrida. Al toque del clarín salen al ruedo los alguacilillos montados a caballo. Se dirigen en primer lugar a la presidencia, se destocan mientras el presidente corresponde a su saludo poniéndose en pie y vuelven luego grupas para dirigirse a la puerta de cuadrillas a presidir el paseíllo.

Continuará… Olé y hasta la próxima.

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.