Inicio » Columnas Regio Deporte » Arte y Figura

Arte y Figura

Por el Nolo:

Continuamos con el libro “La Liturgia Taurina”, por Alejandro Pizarroso.
Hoy todos los reglamentos vigentes en el mundo taurino prohíben explícitamente ahondar o manipular el estoque una vez que está clavado en el toro.

Una vez ha doblado el toro entra en acción el puntillero. En algunas plazas hay puntillero de plantilla. Pero el matador puede prescindir de sus servicios.

El puntillero, quien quiera que sea, es también el encargado, en caso de triunfo de cortar los trofeos, orejas o rabo, que entregará al alguacilillo para que éste se los otorgue al matador.

Una vez doblado el último toro que le corresponde al matador debe dirigirse a la presidencia para saludar.

Si la res no ha ido muerta transcurridos los diez minutos del toque del clarín, el presidente sacando el pañuelo blanco indicará a los clarines que den el primer aviso. Tres minutos después sonará el segundo y dos minutos más tarde el último aviso.

Hay un aspecto de interés para nosotros. Si la res devuelta después del tercer aviso no entra en los corrales o es imposible apuntillarla, el presidente “podrá ordenar al matador que siga en turno al que hubiera actuado, que mate a la res, bien con el estoque o directamente con el descabello, según las condiciones en las que se encuentre aquélla”.

Muerto el toro salen a recogerle las mulillas. Si el toro hubiera demostrado una excepcional bravura en la lidia y a petición mayoritaria del público con los pañuelos, el presidente exhibe su pañuelo azul y el toro muerto dará la vuelta al ruedo arrastrado por las mulillas.

Continuará… Olé y hasta la próxima.