Inicio » Columnas Regio Deporte » Arte y Figura

Arte y Figura

ARTE

Y

FIGURA

POR “EL NOLO”

Continuamos con el libro “La Liturgia Taurina”, por Alejandro Pizarroso.

Quede bien entendido que la alternativa tiene valides desde el momento de la cesión de los trastos, es decir, aunque el nueve matador de toros no llegue a matar al toro que le ha sido cedido por su padrino a causa de una cogida, la alternativa cuenta.

La ceremonia ha sufrido pocas variaciones en las últimas décadas. Cuando los clarines y los timbales anuncian que ha llegado el tercio de muerte el matador más antiguo recoge la espada y muleta y se dirige al tercio donde le espera con la capa el que va a ser nuevo matador de toros. Se destocan ambos e intercambian trastos de torear. Es decir, el padrino entrega con la mano derecha la muleta plegada y el estoque cruzado sobre el estaquillador mientras recoge en el brazo izquierdo el capote del todavía novillero.

La figura del otro matador al que todos conocen como “testigo” de la alternativa tiene hoy frecuentemente un papel más relevante de lo que tenía no hace demasiados años. Antes, este matador permanecía discretamente en tablas atento a los movimientos del toro y se limitaba a saludar al neófito cuando éste se dirigía hacia el toro. Hoy en día en cambio, es muy frecuente que participe muy directamente en la ceremonia cerca de los dos protagonistas y que abrace y salude tanto al padrino como al apadrinado.

En las fotografías de alternativas anteriores a los años cincuenta aparecen el padrino y el neófito y, como mucho, a lo lejos se ve al tercer matador que observa distante la ceremonia.

Podemos suponer que la costrumbre de dar relevancia al “testigo”tal y como se hace en nuestros días se desarrolla después de la Guerra Civil, más bien en los años cincuenta.

Continuará… Olé y hasta la próxima.

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.