Inicio » Columnas Regio Deporte » Arte y Figura

Arte y Figura

Continuamos con el libro “Antonio Bienvenida, El Arte del Toreo”, por José Luis Rodríguez Peral.

Es cierto que crece en un ambiente familiar taurinísimo, en el que su padre, los amigos de su padre, y progresivamente sus hermanos mayores participan permanentemente en tertulias en las que el principal tema, si no el único, eran los toros. Vive el entrenamiento, el toreo en los tentaderos y los éxitos de sus hermanos, poco mayores que él.

Bajo la férrea dirección de El Papa Negro, ser un Bienvenida exigía mantener unas reglas y cánones de comportamiento que iban más allá que las reglas del arte imperante en la época. De modo que casi desde el principio de la decisión de los chicos sienten que va tomando cuerpo “la manifestación primaria del “ser torero”.

El caso es que Antonio no quiere ser menos que sus hermanos: será torero, para lo que como se verá cuenta con su ayuda. Será torero para ser un Bienvenida, toreará para él mismo y para El Papa Negro, Manolo y Pepote.

Con su iniciación en las placitas de tienta comienza el reconocimiento, que va creciendo muy rápidamente desde que torea en festivales, todavía con pantalones cortos. Ha superado el estadio de “torear para ser un Bienvenida”, y se adentra a una nueva etapa: “torear para que los demás valoren su arte y lo aplaudan”.

El público no solo valora el buen hacer del torero, sino que le exige. Lo obliga a esforzarse y a forzar al toro. De este modo alcanza el tercer estadío, se convierte “en un torero social, en un hombre espectáculo”. Y en este estadio vivirá hasta el fin de su carrera.

Continuará… Olé y hasta la próxima.

el-nolo

 

 

Redacción: Roberto Flores “El Nolo”

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.