Inicio » Tenis » Así le fue a la mexicana en el Abierto de Australia

Así le fue a la mexicana en el Abierto de Australia

Con la confianza que les dio haber remontado en su primer partido, la mexicana Giuliana Olmos y la canadiense Sharon Fichman consiguieron avanzar ayer a tercera ronda del Abierto de Australia.

Olmos y Fichman superaron a las checas Lucie Hradecka y Kristyna Pliskova por marcador de 7-5, 6-3 en una hora con 16 minutos, para instalarse en Octavos de Final del primer Grand Slam del año.

El miércoles, la pareja mexicano-canadiense sorprendió al derrotar a las quintas sembradas, Hao-Ching Chan y Latisha Chan, ambas de China Taipei.

Y no fue una sorpresa cualquiera, ya que se levantaron después de haber perdido el primer set por 1-6, para ganar el segundo en muerte súbita y el tercero ya de manera más sencilla por 6-2.

Esto les dio la confianza y soltura suficiente para enfrentar a las checas, que también tienen buen ranking de dobles, pues Hradecka es la número 35 del mundo, mientras que Pliskova es la 50.

En el partido de ayer, Olmos y Fichman consiguieron su primer quiebre de servicio en el cuarto juego, lograron mantener el suyo hasta llevarse el primer parcial.

Ya en el segundo mantuvieron su nivel de juego y se llevaron el partido para continuar con vida en este primer Grand Slam del año.

En su siguiente partido, Olmos y Fichman enfrentarán a la británica Heather Watson y la canadiense Leyla Fernández, quienes ayer derrotaron a las australianas Olivia Gadecki y Belinda Woolcock.

CIERRAN LAS PUERTAS

Un brote de Covid-19 obligará al Abierto de Australia a prohibir el acceso al público a partir de la madrugada del viernes, tiempo de Melbourne, durante los cinco días siguientes.

De acuerdo a las autoridades del estado de Victoria, cuya capital es Melbourne, el brote comenzó en el Holiday Inn del aeropuerto de esta ciudad la semana pasada y ahora ha aumentado a 13 casos, cinco de los cuales fueron adquiridos localmente el jueves.

Se presume que todos los casos en el hotel son la cepa de coronavirus del Reino Unido, que está demostrando ser altamente contagiosa y más difícil de contener que la variante original.