Inicio » Basquetbol » De tenista a basquetbolista

De tenista a basquetbolista

El croata pasó de tenista a basquetbolista, pues recordó que antes de ser tenista su primera experiencia fue en el ‘deporte ráfaga’, y ayer regresó a la duela para echarse una ‘cascarita’ con la Fuerza Regia.

El ‘Rey de los aces’, Ivo Karlovic, vivió un momento inusual durante su visita en Monterrey, ya que volvió a una duela en compañía de la Fuerza Regia, por lo que el croata regresó a su infancia, donde inició sus sueños como deportista, pues siempre quiso ser basquetbolista, aunque al final el tenis se robó su corazón.

A los 13 años de edad, Karlovic tomó la decisión de su vida, eligió el camino del ´deporte blanco´ para hacer una carrera profesional que lo llevó al lugar 14 del ranking de la ATP, y dejó atrás el basquetbol, el deporte que más le llama la atención por su altura, 2.14 metros, y trabajó en convertirse en uno de los mejores sacadores de ´aces´ de la historia del circuito.

“Tenía 13 años cuando comencé a practicar el basquetbol, pero empecé a jugar más al tenis y me gustó. Había veces que el ´básquet´ me decía ´ven, ven, ven´ y yo le respondía ´no, no, no´. Creo que al final fue una buena decisión”, reconoció Karlovic.

“He trabajado duro desde los 13 años para tener esta velocidad en mi servicio, no ha sido fácil, pero tienes que apostar por ello, partido a partido. De hecho, este año y el año pasado he tratado de perfeccionarlo, al grado de hacerlo cada vez mejor; la meta es seguir luchando y seguir en ese mismo objetivo”, explicó.

Tras vencer apuradamente al mexicano Lucas Gómez en el Abierto Monterrey 2018, el croata se encontró con el africano Mamadou Ndiaye, de 2.30 metros de altura, y entonces recordó que siempre deseó practicar el ´deporte ráfaga´, sobre todo con el equipo de los Warriors de Golden State, y aceptó la invitación para ir a entrenar con el equipo norteño.

“Siempre he sido alto y por esa razón, cuando era joven comencé a jugar basquetbol; sin embargo, conforme crecía me di cuenta que lo mío era el tenis y cada vez noté que era bueno en mi juego y por eso ya no continué con el basquetbol.

“Siempre viene a mi mente la pregunta de qué hubiera pasado si hubiera seguido jugando basquetbol, pero bueno, eso no lo sabremos, tal vez habría sido igual de bueno”, reconoció el balcánico, quien admitió que en un futuro podría aceptar la invitación de jugar para Fuerza Regiasi ellos lo quisieran.