Inicio » Columnas Regio Deporte » Futbol Amateur

Futbol Amateur

No cabe duda que los verdaderos promotores del deporte eran los de antaño y aunque se respeta a los actuales, existe un mar de diferencia, sobre todo que los primeros trabajaban con el corazón por delante, sin esperar gratificación económica alguna por su labor.
-o0o-
En aquellos años el deporte era poco promovido por el gobierno, tanto estatal, como municipal, pues no le importaba apoyar a la sociedad con programas preventivos, que ayudaran a combatir la drogadicción y el pandillerismo.
-o0o-
Sin embargo, es precisamente en los barrios de la clase trabajadora, en donde surge el fenómeno de los promotores, quienes se convirtieron en grandes líderes de la colonia, porque se ganaron a pulso el respeto y reconocimiento de la misma sociedad.
-o0o-
Los vecinos de las colonias le tenían más confianza a estas personas que a los políticos, (y sigue igual), por lo que se ganaban el respeto y la admiración de la concurrencia por esa loable encomienda de ayudar al projimo, con la única satisfacción de convertirlos en hombres de bien.
-o0o-
Sería el alcalde Polo González  Sáenz, el primero en confiar en estos personajes y de inmediato forma la Direción de Deportes de Monterrey donde designa al que, con el tiempo escribiera su nombre con letras de oro en el forjamiento del deporte, como lo fue don Héctor Garza Guzmán.
-o0o-
Este personaje, a quien tildaban de loco, por sus ocurrencias tan aventadas, el tiempo le daría la razón y muchas de las personas que tuvimos a bien conocerle personalmente, coincidimos en quedarle a la perfección el mote de “El Julio Verne del Futbol”.
-o0o-
Gracias a su dedicación, empeño y esmero en su quehacer, se convirtió en la inspiración principal de otros promotores, quienes surgieron del corazón del barrio, para lanzarse a mover a la gente, introduciendo el gusto por la práctica y de estamanera ayudar a forjar hombres de bien.

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.