Inicio » Columnas Regio Deporte » Futbol Amateur

Futbol Amateur

A las ligas de futbol amateur de aquellos ayeres les llegaba algo de envidia por el éxito de la CNOP y buscaban por todos lados atribuirle algunos detalles que amedrentaran los triunfos de la liga del Gordo Sagrero.
-o0o-
Y empezaban a criticar la poca calidad futbolística que se presentaba en los campos, dado que los equipos tenían escasos conocimientos sobre la materia y a todos los conjuntos que ocupaban los últimos lugares en sus torneos, los tildaban de “equipo cenopero”.
-o0o-
Eso no hacía mella en el ánimo del gordo, al contrario, era publicidad para su liga, pues cada torneo aumentaba el número de participantes, porque los costos estaban de lo más accesibles y por ello, en cada barrio existía mínimo un conjunto.
-o0o-
Había personas que, sin pertenecer a ningún equipo, se lanzaban a recorrer el río Santa Catarina, (tachones y short bajo el brazo), en busca de algún conjunto que no se completara, para buscar la oportunidad de jugar como “cachirul”, con el permiso del equipo rival.
-o0o-
Esta actividad solía hacerla el buen amigo, a quien apodaban “El Casco”, señor de edad madura, de los grandes impulsores del tradicional Club Pedregal de Occidente y quien, según nos platicaba, había ocasiones que jugaba hasta tres o cuatro ocasiones el mismo día.
-o0o-
Cuando se acercaba con algún equipo, de inmediato lo aceptaban y lo comunicaban al árbitro, quien estaba en la mejor disposición de trabajar, siempre y cuando los rivales aceptaran.
-o0o-
Y al verlo ya en dad madura, lo permitían, pero cuál sería su sorpresa que el buen Casco no corría mucho, pero qué buen distribuidor de juego y toque de balón tenía, al estilo Tomás Boy, por lo que dejaba sorprendidos a propios y extraños.

El Amateur

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.