Inicio » Columnas Regio Deporte » Fútbol Amateur

Fútbol Amateur

Aún y que en aquellos años, la Delegación Estatal de Árbitros era fuerte, con la afiliación de un buen número de grupos, existían algunos que se mostraban renuentes en ser parte de la Comisión Nacional de Árbitros del Sector Amateur.

Ya que a muchos elementos no les interesaba la capacitación, pues el simple hecho de conocer las 17 reglas, era más que suficiente para sacar el compromiso adelante, por ello no se acercaban a la Delegación.

El Colegio de Monterrey fue grande, porque  sus elementos estaban en constante capacitación, ya que el lunes entregaban el reporte del fin de semana, pero tenían la obligación de asistir a la charla.

Ahí el profe Porfirio Rodríguez, pedía a los elementos presentar un incidente, para exponerlo y ver los puntos de vista de cada uno y al final, el mismo profe, en primer instancia, preguntaba si había salido bien librado y lo felicitaba, pero aclaraba cómo debía sancionarse.

Así los elementos estaban en la charla, pero el viernes acudían nuevamente con el fin de cobrar sus partidos trabajados y recoger las nuevas cédulas para el fin de semana, pero también debían acudir a la charla con el buen profe.

Y aún así, hubo varios elementos que fueron agredidos, gracias a la falta de conocimiento y control de  ímpetus por parte de los futbolistas, por lo que urge las autoridades se pongan las pilas y apoyen a la Asociación, para que obliguen a las ligas a estar afiliadas.

Y hacerles ver que todo jugador agresivo, deberá atenerse a las consecuencias de su actitud, para con ello atacar la violencia en un deporte, el cual debe ser motivo para disfrutar en familia y sin peligro de agresiones.