Inicio » Fútbol » Intereses detrás de la mudanza de Morelia a Mazatlán

Intereses detrás de la mudanza de Morelia a Mazatlán

La mudanza de la franquicia de Liga MX de Grupo Salinas, de Morelia hacia Mazatlán, ha generado muchas interrogantes acerca del manejo financiero de los clubes del Futbol Mexicano, así como de los apoyos y beneficios que los gobiernos estatales brindan a sus equipos, aún y cuando la dirigencia de la Federación Mexicana de Futbol había prohibido el uso de dinero público para este espectáculo llamado futbol.

Lo único que se sabe de manera oficial, es que el Gobierno de Sinaloa construyó un estadio cuyo costo rebasó los 500 millones de pesos, catalogado como uno de los mejores recintos del país y que será la nueva casa del ahora Mazatlán F.C.; sin embargo, pudimos conocer que hay más razones de fondo para que se diera dicha mudanza, aunque las autoridades y directiva lo sigan negando.

El Gobierno de Michoacán negoció con Grupo Salinas la permanencia del club en la capital purépecha, pero lejos se quedaron de la oferta financiera que Sinaloa hizo, pues mientras ellos ofrecían máximo cuatro millones de dólares anuales, sus pares sinaloenses pusieron sobre la mesa 12 millones de billetes verdes, una cantidad nada despreciable, y que los obligó a preparar el cambio de sede.

Grupo Salinas habría de sumar socios importantes a su proyecto futbolístico en el puerto, entre ellos a Quirino Ordaz Coppel, Gobernador de Sinaloa, así como otros empresarios locales como Jesús Vizcarra (dueño de SuKarne) y Óscar Sánchez Osuna (dueño de D’portenis); este último fue quien negoció con el alcalde de Mazatlán, la cesión de la Unidad Deportiva Benito Juárez, lugar donde entrenará el equipo y que ya administran empleados de Grupo Salinas.

Aunado a eso, el gobierno que encabeza Quirino Ordaz ha corrido prácticamente con todos los gastos operativos y de trámites para irse a su nueva casa en Mazatlán, como el cambio de sede y nombre ante la FMF, cuyo costo asciende al 1.4 millones de pesos. También asumieron el pago del hotel de concentración donde estuvo el equipo durante su pretemporada, así como la renta de algunas casas y departamentos para los integrantes del plantel y sus familias.

Por otro lado, el Gobernador Ordaz Coppel tiene intereses más allá del sexenio que encabeza en Sinaloa, al cual le restan un año y seis meses. Y es que el mandatario estatal y su familia son propietarios de al menos cuatro hoteles en la paradisiaca ciudad del Pacífico, por lo que será de los empresarios beneficiados con la derrama económica que generará el tener un equipo de Liga MX en el puerto sinaloense.

Así que aunque el Gobierno del Estado de Sinaloa hable de los 600 mdp como supuesta derrama económica para Mazatlán cada 15 días, sabemos también los intereses ocultos detrás de la mudanza de un equipo del máximo circuito a la Perla del Pacífico.