Inicio » Más que deporte » La lesión que pudo terminar con una prometedora carrera

La lesión que pudo terminar con una prometedora carrera

A sus 18 años de edad, la halterista de Nuevo León, Irene Borrego, ha logrado superar la prueba más complicada que el deporte le ha presentado, una lesión en el hombro que le hizo pensar en la posibilidad de no poder continuar en su deporte, pero nueve meses después, consiguió la medalla de bronce en el Campeonato Panamericano Virtual de la Federación Internacional de la especialidad.

En octubre de 2019, Irene comenzó con dolencias irregulares en el hombro tras varias semanas de duros entrenamientos y complicadas competencias. “Empezó con una pequeña molestia en el hombro, la cual cada vez fue aumentando el dolor hasta ser insoportable mientras entrenaba y competía. Antes de que me dijeran que necesitaba operación tuve momentos muy difíciles porque ya tenía mucho tiempo con el dolor, terapias, ya no entrenaba y no sentía ningún avance, en ese momento si llegué a tener pensamientos negativos, hasta pensé que ya no podría seguir en el deporte.” Comentó Irene en entrevista para el INDE N. L.

Antes de ser diagnosticada que requeriría la intervención quirúrgica, Irene fue tratada con terapias específicas para lograr competir, por primera vez, en la Universiada Nacional, debutando con la medalla de oro en los 55 kg, y en el Nacional Juvenil. Al finalizar el periodo de competencias, Irene tuvo un tiempo de descanso, el cual aprovechó con terapias, sin embargo, no evolucionó y acudió a un traumatólogo, quien le indicó la necesidad de la operación.

“No fue difícil para mí (cuando supo que sería intervenida), porque lo que quería era encontrar la solución y si esa operación me iba a quitar mi dolor, entonces estaba desesperada por que la hicieran lo más rápido posible.” Recordó Irene.

Después de la operación, fue atendida en el INDE por la Dra. Paola Ramírez, Coordinadora de Medicina y Ciencias Aplicadas del instituto, y por la Fisioterapeuta Nancy Limón, quienes ayudaron, mediante las terapias, a que Irene regresara en tres meses a realizar ejercicios con la “barra”.

“Fue muy buen trabajo, no tuve problema con mi rehabilitación. Fueron algo difíciles (las terapias), más que nada el recuperar la movilidad que ya tenía, debido al tiempo que tuve inmovilizado el hombro después de la cirugía.” Explicó.

Con entrenamientos desde casa y supervisada vía digital por su entrenador, la pesista juvenil regresó a la actividad, consiguiendo el tercer lugar en el Campeonato Panamericano Virtual, que organizó la federación Internacional de la especialidad en este mes de julio. Hoy, la multimedallista nacional asegura que la parte psicológica es la que la ha llevado a salir rápido de ese “bache” y ha regresado más fuerte después de esa dura prueba.

“Sí lo considero (estar más fuerte), porque durante el tiempo de recuperación se trabajó más en otras áreas, las cuales, si las podía seguir trabajando, física y mentalmente me siento más fuerte. Una mentalidad positiva atrae cosas positivas, te da la motivación de hacer las cosas bien y la esperanza de que te vas a recuperar.”

Irene aguardará el regreso a la actividad con la nueva normalidad, para enfrentar compromisos importantes el próximo año, el que será el último como atleta juvenil. El objetivo más importante es poder estar en la primera edición de los Juegos Panamericanos Juveniles, a realizarse en Cali, Colombia, en 2021.

Con información del INDE

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.