Inicio » Principales » Maestros en Tauromaquia, hacen jornada de magia

Maestros en Tauromaquia, hacen jornada de magia

Joselito, Ponce, Rivera y Juan Antonio cortan orejas en jornada taurina de fin de semana, en Monterrey y Cadereyta.

                        Por Max Tavares

                    Joselito Adame, en Monterrey, Enrique Ponce, Fermín Rivera y Juan Antonio Adame, en Cadereyta, torearon este fin de semana  en sendas plazas y, su mayor mérito, es haber recordado a la gran comunidad taurina de Nuevo León, que existe ¡todavía…!, fiesta de toros en México.

         Y mientras en la Monumental Lorenzo Garza, mejoró mucho la entrada y Joselito cortó un par de orejas, en la tierra de Federico Cantú, gran escultor de la tierra, de proyección nacional e internacional, los toreros se esforzaron en hacer bien las cosas, ante casi un lleno…y lo lograron!

         Cinco orejas cosecharon los espadas, en la tierra de los chorizos y las escobas. Pero, sus faenas fueron lo importante, dado que casi todas fueron premiadas a pesar de sus pinchazos y deficiencias con la espada.

         Es decir: Ponce, Rivera y Adame, el de nosotros e hijo del sensacional José Angel ADAME, (novillero sensación de la década de los años 70), torearon con gran esfuerzo a unos mansos de Carranco, mulos sin malas intenciones que permitieron a Ponce, exhibir su sitio y su gran voluntad de TOREAR a su gusto y para sí mismo.

         Así, surgieron del valenciano un par de faenas “poncistas” de gran expresión personal, especialmente la segunda, concretada a “Maestro”, al que ligó estupendas  tandas de derechazos, (por su temple y sentida expresión), y cambios de muleta en la misma cara del toro con remates preciosos más desplantes.

                            COMO DIOS MANDA

         _____Entiendo que, el gran torero valenciano, simplemente toreó muy, muy bien, con la excelencia que surge de la entrega, como DIOS MANDA, comenta PANCHO VILLAMELÓN.

Y como pocas veces lo vemos en las plazas de toribios, luego de muchísimas faenas de “espantamoscas”, los jilgueros de última generación, asesorados por interesados de la vieja guardia, ya lo proclamaron “el papá de los pollitos”…y sólo concretó una excelente faena que malogró con un pinchazo en lo alto.

         _____Si me permites, Villamelón, diremos que Rivera mostró gran temple y avanza en su maduración como torero de personalidad y buena expresión artística. Gran estocada en su segundo para oreja y, Juan Antonio Adame, en el cierra plaza, exhibió un temple de torero grande: aguante, temple, emocionada entrega y mando que le jaleó y ovacionó fuertemente la gente.

Sin embargo, dejó car su labor triunfal, en los momentos finales, dando la impresión de no tener repertorio ajustado a las condiciones de un bicho que, a su vez, se vino a menos.

         Gran estocada y una oreja, para vuelta triunfal.

         Del festejo en la Monterrey, diremos que El Juli, no tuvo mayor fortuna con su lote y que Joselito Adame, con su voluntad inquebrantable de triunfar en todas partes, se arrimó como siempre y cortó dos orejas.

         Su hermano Luis, a pesar de su voluntad, no tuvo mayor fortuna y el rejoneador Jorge Hernández Gárate, cumplió con su tarea de “salir por adela”, calentar el ambiente y hacer el esfuerzo de torear un escurridizo y manso enemigo.

         Total, seguimos en Monterrey sin fiesta de toros, en tanto la Autoridad Municipal  NO exija a la empresa una temporada regular, de un número específico de festejos y en un ciclo temporal, también determinado, y con ganaderías de cartel.

         Todo lo demás, constituyen, como señala Villamelón, “llamaradas de petate…”

                                                        &&&

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.