Inicio » Americano » ¿Por qué una institución protege su programa deportivo?

¿Por qué una institución protege su programa deportivo?

Quizá usted ha escuchado muchas veces que un muchacho puede jugar en la universidad que mejores condiciones le dé para su futuro, eso no se le puede negar a nadie. Pero también se ha puesto a pensar el ¿Por qué una institución protege a sus jugadores y defiende su programa?

La respuesta es simple, hoy en día las instituciones invierta muchos recursos, tiempo y material humano para sacar adelante su programa de football americano, por lo que como dicen los coaches, las autoridades le invierten y lo hacen desde las bases, que por lo general no es la Liga Mayor.

Un programa exitoso en el Deporte de las Tacleadas se crea desde su liga interna, la cual requiere de equipos a nivel preparatoria o facultad y donde la inversión de los directivos de cada institución o la propia universidad le dedican mucho dinero.

Instituciones como UNAM, IPN, UANL y otras más, le dedican recursos de todo tipo para darle a los estudiantes un espacio en donde además de estudiar pueden desarrollarse en el football americano, pensando muchas veces en llegar a defender los colores de su Alma Mater.

Un ejemplo claro es la UANL, donde se cuenta con la Liga Universitaria que lleva por nombre “ Cayetano Garza”. Esta liga intrauniversitaria alberga a cerca de 30 equipos cada semestre en sus dos temporadas; Novatos ( enero a mayo) y Veteranos ( septiembre a noviembre).

Los equipos que toman parte son apoyados por sus directores en todo lo que se requiere, pago para el staff de entrenadores que en muchos casos es muy nutrido y con pagos nada despreciables. Pero ese es sólo el principio, ya que también hay que comprar utilería de calidad, uniformes, aparatos para la práctica del deporte, becas en algunos casos , por no decir la mayoría con porcentajes diferentes según la capacidad de su escuela, trainers y asistencia médica , esto sin olvidar el pago por inscripción del conjunto para cada torneo.

Desde esas bases la UANL, así como debe suceder en otras instituciones como el IPN y la UNAM, ya se le invirtió al programa de americano pensando en que esos jugadores o una parte de ellos algún día defenderán los colores de su Alma Mater , o por lo menos se les destinaron recursos para su formación integral.

Pero ahí no termina todo, luego vienen los programas que representarán a su institución, desde la Juvenil hasta Liga Mayor. En el caso del Politécnico y la UNAM se cuenta con más de una escuadra, por lo que el gasto es aún mayor en comparación a otras escuelas.

En el caso de la UANL, el programa de Auténticos Tigres se cuenta con las tres categorías y cada una de ellas con su propio staff de entrenadores, sus viajes a clínicas y partidos de preparación tal y como sucede con los Tigres Juvenil, equipo que en los últimos años ha viajado a Texas para sus cuatro duelos amistosos, mismos que representan una inversión fuerte. El mismo panorama lo

viven los conjuntos de Intermedia y Mayor, pero en el caso de sus rivales de pretemporada son distintos, aunque eso no significa que no existan viajes, pues los hay y bajo muy buenas condiciones.

Además, en los equipos representativos los jugadores además de su beca académica, también reciben dos comidas al día, ropa deportiva y de juego, asesorías para los muchachos que la requieran, utilería, apoyo médico y más aspectos, entre ellos el hospedaje para los foráneos.

Todo esto les permite a los jugadores enfocarse en el estudio y el deporte. Pero para la institución es una inversión muy alta que deben cuidar, ya que cada uno de esos muchachos tuvo un costo en su desarrollo, lo mismo sucede con la liga interna, que es el semillero directo con el que cuentan los Auténticos Tigres .

Es por ello que cuando uno o más de sus jugadores ya formados desde tiempo atrás parte a otra institución para competir viene el enfado de coaches y directivos, pues es una inversión que se pierde de la noche a la mañana y que ya no se podrá recuperar.

Es cierto, el joven puede jugar donde más le plazca, pero también la universidad que lo formó puede pedir se respete su semillero y a final de cuentas decidir dónde y contra quien desea jugar, ya que como dicen sus entrenadores que tienen programas desde las bases, “ Nosotros empezamos en muchos casos de cero, con jugadores novatos y otros ya los quieren tomar desde el siete, ya formados y siendo estelares . Eso no va con nuestra forma de competir”

Redacción: Alfonso Aguilar

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.