Inicio » Americano » Reclutar vs Formar

Reclutar vs Formar

Dos son las formas de contar con un programa de football americano en México a nivel estudiantil; por un lado, están las instituciones que crean equipo reclutando jugadores de diversas partes, la otra formándolos en sus escuelas a través de ligas intramuros de todos los niveles.

Un ejemplo claro de los primeros son las escuadras del sistema ITESM y UDLA, entre otros, donde sus autoridades en unión con su entrenador en jefe invitan a jugadores que en la mayoría de los casos vienen desde las infantiles compitiendo y cuentan con una capacidad comprobada como para defender los colores de su institución.

En este caso no hay un semillero interno, aunque cuenten en algunos casos con equipos de la categoría Juvenil, el cual aporta algunos de los jugadores a la escuadra de Liga Mayor, pero la base proviene de otras plazas y se les otorga una beca de estudios para unirse al equipo.

Bajo este principio el éxito se basa en saber reclutar y ofrecer una buena beca e incluso en ocasiones apoyos para el sustento mientras juega para la escuela que lo reclutó. Aquí cada institución decide el presupuesto para su programa, así como la cantidad de apoyo que se le dará al estudiante.

El éxito se basa en contar con jugadores de calidad de todo el país o incluso uno que otro extranjero (por lo general de EU), por lo que muchos coaches rivales lo considera como una selección más que un conjunto formado por la propia institución.

La otra manera de formar un programa es partir desde las bases, instituciones como la UNAM, IPN, UVM, Chapingo, Anáhuac del Norte y muchas otros que hoy conforman la ONEFA basan el football americano en contar con clubes desde pequeños, de ahí pasarlos a su preparatoria o bachillerato donde comienza ya su carrera académica- deportiva.

Otras, entre ellas la UANL, se une a este proyecto, pero con jugadores que se suman al programa de los Auténticos Tigres en su prepa; algunos a través de la llamada temporada de Novatos, en donde por primera vez conocen este deporte, en otros casos, son muchachos que participaron en las ligas infantiles (MFL, AFAIS, entre otras) y comienzan su participación en la campaña de Veteranos.

En este caso, las instituciones forman un semillero para las categorías de competencia en ONEFA; Juvenil, Intermedia y Mayor, y sólo llegan reclutados jugadores con cualidades con las que en ese momento no cuenta su equipo.

Cada quien tiene su manera de trabajar y defender a como dé lugar su programa; unos argumentando que tienen el derecho y los recursos para reclutar a los mejores jugadores del país, el otro grupo, sosteniendo que invierten muchos recursos humanos, técnicos y económicos en sus escuadras y ligas, por lo que su semillero tiene que respetarse, y en el peor de los casos, negarse a competir con quienes tomen muchachos de sus escuelas.

Esa es la manera en cómo se vive el football americano estudiantil en México y que a partir de este 2020 desean competir unidas las escuelas públicas y las privadas, esperando que estas diferencias de trabajar no afecten la relación, sino por el contrario, cuenten con una liga equitativa.

Redacción: Alfonso Aguilar

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.