Inicio » Toros » Regíos viven ¡Noche torera!

Regíos viven ¡Noche torera!

En un ambiente de verdadera feria, regresó la buena Fiesta de Toros a Monterrey, para señalarse que la Ciudad Metropolitana, sigue siendo taurina, ama su fiesta y reconoce a los buenos toreros como el rejoneador Hermoso de Mendoza, el francés Sebastián Castella y los regios Juan Antonio Adame y Sergio Garza, novísimo matador de toros.

 

La noche del pasado viernes, “revivió el gran espectáculo taurino” en la plaza Monumental.
Precisamente, abrió plaza “Alfarero” de la ganadería de Santa Bárbara, ejemplar con el cual Garza, vestido de blanco y oro “de la aguja”, fue investido matador por Castella, vestido de burdeos y oro ante el testimonio de Adame, manzana y oro y Pablo Hermoso con indumentos navarros.

 

Muy breve con el capote, Garza lució en banderillas. Especialmente en el segundo par, de poder de poder, de tercio a tercio, arrancándose desde el estribo, para cuadrar en un espectacular embroque con “Alfarero” y, luego rematar con un par al violín, que dejó en el morrillo.

Su faena, quizás demasiado larga, cuando el bicho se agotó, tuvo buenos momentos que pudieron haberle dado su primera oreja. Pero, los pinchazos lo impidieron.
Hermoso de Mendoza es todo un caso del rejoneo.

 

Es un gran jinete, con una cuadra de hermosos caballos amaestrados, toreros también como él, haciendo una conjunción perfecta para burlar las embestidas del toro, dejándoselo llegar hasta la grupa y la cola de su jaca y emocionar con sus cabriolas y su toreo en redondo, tanto con el primero que se despitorró, como con el segundo al que le cortó las orejas, luego de colocar rejones, banderillas largas y cortas, asomándose “al balcón” de la cuna de los pitones y hacer el desplante del teléfono, patentado por el grandioso torero mexicano CARLOS ARRUZA, tanto en el toreo a pie como a caballo.

 

Una vez más Sebastián Castella ha demostrado el gran sitio que siempre ha exhibido. Dominio pleno de la técnica, quietud para un temple de lujo que le permiten lucir con los toros buenos y malos, como fue su primero, al que también le hubiese cortado una oreja, solo que lo pinchó en varias ocasiones.
Pero con su segundo exhibió, nuevamente, su gran capacidad de lidiador para, ya embebido el toro en su muleta, engarzar tandas de gran emoción con la diestra, especialmente vibrantes cuando las remataba pasándose la muleta a la zurda y trazaba una trincherilla, torera que sacaba olés también de lujo.

 

Esta potencialidad torera del francés de Beziers contrastó con el oficio de nuestros paisanos y, no obstante, tanto Garza como Adame, supieron estar a la altura de su estatura torera.
Para bien de la fiesta regiomontana, JUAN ANTONIO ADAME, ha sabido estar en torero y ha triunfado con otro par de trofeos que dejan testimonio que en él hay un espada fino, de muy buena planta, de completa expresión torera –capote, banderillas y muleta- y, por tanto, suponemos que merece más y mejores oportunidades que le permitan avanzar en este difícil negocio, ahora con muy recia presencia de los toreros extranjeros.

 

P´os a mí me parece –comenta PANCHO VILLAMELÓN- que, tanto los toros de Marrón, para el rejoneador, como los de Santa Bárbara, fueron buenos y permitieron el lucimiento de todo mundo, aunque pobres de cabeza y sólo justa presencia…pero embistieron, especialmente, los ejemplares a los que les tumbaron las peludas.
¡Gracias al cielo! Llevaron a la Banda de Música Juvenil de CADEREYTA y mejor se escucharon los pasodobles…pero, es increíble que la Ciudad de Monterrey, carezca de una BUEN BANDA DE MÚSICA que conozca e interprete el torero pasodoble…como Dios manda!

 

Un abrazo solidario para la familia ZAMBRANO, para sus hermanos FELIPE Y GONZALO, por la muerte de don EVARISTO, rejoneador regiomontano, pionero del toreo a caballo, precisamente aquí en Monterrey y de reconocida trayectoria torera en México y España. Q.E.P.D.

 

Por: Max Tavares