Inicio » Fútbol » Se fue un gran promotor, Chalío Martínez

Se fue un gran promotor, Chalío Martínez

De nueva cuenta el futbol amateur está de luto, ya que en días pasados dejó de existir uno de los grandes promotores del futbol amateur en Nuevo León, especialmente en la colonia Independencia, el buen amigo Rosalío Martínez, mejor conocido como Chalío.

De los principales fundadores del Club Pedregal de Occidente, organismo que le dio lustre al barrio, al participar en la decana Liga Oficial de Nuevo León, con diversos equipos, en diferentes categorías, desde Liga Mayor, hasta los Juveniles, incluso infantiles, donde lograron infinidad de trofeos.

Chalío, como cariñosamente se le conocía, defendió a capa y espada su club, pues siempre se le miraba en las oficinas de la liga arreglando detalles, ya pagando arbitraje, dando de alta nuevos jugadores, checar roles, estadísticas y sanciones.

Infinidad de ocasiones tuvimos la oportunidad de charlar con él y nos confiaba que el nombre del Club se debe al hecho que, se apropiaron de un especio en el río, para crear su cancha, pero al limpiarla, entre más piedras quitaban, más aparecían, de ahí lo de Pedregal y Occidente, por la calle.

Las porterías eran de fierro vaciado, donde hubo necesidad de varias personas cargar cada una, para instalarla en el campo, donde a pesar de lo maciza, se las llevaría el huracán Vehula, pero Chalío no se dio por vencido y junto algunos compañeros, empezaron a buscarla y las encontraron “patas arriba”, bajo el puente del Papa, para rescatarlas y volverlas a instalar.

Su gran amigo El Casco a quien le formó un equipo y al inicio del encuentro, el buen Chalío solía decir, aquí está el cuadro El Casco y diez más, por lo que aseguraba su lugar.

Entregado al deporte, promotor de jóvenes, colaborador de la liga Oficial, Chalío se ganó el aprecio, no solamente de los directivos de la liga, sino del resto de los delegados y entrenadores de los diversos clubes participantes en la liga, además de la totalidad de los jugadores.

Identificaba al futbol, con la frase de “la diversión de los pobres”, la cual acuñaron muchos futbolistas y fue además a quien más le dolió cuando el alcalde Felipito les quitara los espacios, para cederlos al Parque Río y de un plumazo desaparecer cientos de equipos de las colonias del sur, donde el buen Chalío exclamara, “le quitaron la única diversión a los pobres”.

Rosalío Martínez, un ícono del futbol amateur en la Indepe, un gran promotor, jugador, delegado, pero sobre todo amigo siempre dispuesto a tender la mano a quien lo necesitara, descanse en paz.

Redacción: Juan Ordaz Córdova

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.