Inicio » Fútbol » Se lleva Puebla el triunfo

Se lleva Puebla el triunfo

El Puebla terminó con casi 25 años sin triunfo en la Sultana del Norte frente a Rayados y de qué forma. Con un contundente 3-1 sobre un Monterrey que luce inoperante al frente y con una fragilidad defensiva, al tener ya 13 anotaciones en contra en 10 partidos.

Temprano en el partido el Monterrey logró ponerse en ventaja, en una acción por demás fortuita cuando Funes Mori buscó dejar un balón a Pabón que llegaba por el centro del área, Zamora intentó despejar y la pelota le pegó a Santamaría, por lo que el rebote le quedó al Mellizo que de media vuelta fusiló de zurda a Moisés Muñoz a primer poste.
El 1-0 a favor de los albiazules representó también la anotación número 65 para Funes Mori con la Pandilla, empatando a Guillermo Franco en la séptima posición de los goleadores históricos del club del Cerro de la Silla.
Monterrey estuvo cerca del segundo gol, pero Jonathan González no supo definir correctamente cuando Dorlan le filtró una pelota, pero Muñoz salió para achicar y logró detener con las piernas.
La Franja no se salió de su libreto y siguió elaborando su juego, encontrando el empate 1-1 al 26’ tras tocar la pelota de un lado a otro de la cancha, Chumacero intentó disparar pero Basanta alcanzó a rechazar, sin embargo Omar Fernández estuvo atento para empujar a las redes.
Antes de irse al descanso, el Puebla logró darle la vuelta al marcador cuando Angulo mandó un centro que Velarde no pudo cortar, la esférica le llegó a Venegas que la prendió de derecha y cruzó a Hugo González para el 1-2 a favor de los camoteros.

La segunda mitad fue de un Rayados sin orden y poca idea, ante un Puebla que esperó; a Funes Mori le fue anulado un gol al 53’ al ser sorprendido en fuera de lugar y Nicolás Sánchez probó de media distancia al 68’, pero ahora Moi Muñoz estuvo atento para rechazar.

El Turco mandó a Carlos Sánchez, a Jorge Benítez y al juvenil Misael Domínguez buscando una reacción que nunca llegó, pero sí cayó el tercero para Puebla al 88’ por conducto de Cavallini para el definitivo 1-3 que terminó por cerrar el encuentro.