Inicio » Americano » Se repite la historia

Se repite la historia

Por más de dos décadas el football americano estudiantil ha pasado por diferencias muy marcadas, sobre todo ante el dominio que equipos del sistema ITESM y en la UDLA tienen sobre sus rivales. Esto desembocó en una división la cual hoy en día sigue latente a pesar de los esfuerzos de directivos y la afición por verlos reunidos.

Sin embargo esta postura de coaches y representantes de la ONEFA no es nada nueva. En los noventas y ante el dominio desde 1993 de conjuntos como el Tec de Monterrey , quien ganó su primer título en Liga Mayor bajo el mando del coach Frank González, para después tener el tricampeonato de la UDLA del 95  al 97, los conjuntos de la capital , en especial los del IPN y la UNAM han buscado la manera de no enfrentarse a ellos , lo que se pudo consumar la década pasada cuando fueron expulsados de la liga.

En esos años la queja era la forma en cómo se llevaban jugadores de sus programas a los equipos del ITESM y la UDLA, incluso para evitarlo se dieron cambios en el reglamento como que un jugador que quisiera moverse de una institución a otra tendría que descansar dos años. Pero eso no fue motivo para que los títulos se repartieran entre Aztecas, Borregos Monterrey y Tec CEM.

Llegó el 2008 y la situación empeoró cuando los pupilos del coach Frank González no sólo sumaban campeonatos, sino que dominaban la liga por completo, y eso trajo consigo que comenzara la persecución en contra del equipo regio durante la gestión como presidente de la ONEFA de Carlos Rosado.

En esos tiempos incluso se llevó a cabo una reunión en el casillero de las Águilas Blancas a donde acudieron coaches de diversos conjuntos de liga mayor que hoy ya no comandan escuadras como Pumas, Linces, Águilas Blancas, entre otros. Ahí se habló con el coach Frank González y uno de los más altos directivos del deporte en el ITESM. El fin era hacerle sentir que la competencia a su parecer no era justa, le pidieron reducir sus becas, lo aceptó el entrenador de los Borregos, evitar el pirateo , lo firmó y así se fueron sumando peticiones y una a una se le dio el sí en dicha reunión.

Pero oh sorpresa, a la siguiente junta la respuesta fue la misma por parte de este grupo de entrenadores, NO queremos jugar contra ustedes ( Tec de Monterrey). A partir de ahí el rompimiento total; la ONEFA tiene su torneo con equipos de la capital, mientras que las escuadras del sistema ITESM, más Tigres y Aztecas se quedaban en un grupo aparte.

Desde ese año ONEFA y CONADEIP  tienen torneos independientes, pero con algunos duelos interligas a partir del 2016, con uno que otro inconveniente como el presentado por la UNAM el año pasado, quienes se negaría a jugar ante los Borregos Monterrey si ambos conjuntos llegaban al duelo por el Campeón de Campeones, dejando en claro que no querían saber nada de dicho rival, al menos de su parte.

El panorama parecía cambiar con la remoción del presidente de la ONEFA , Raúl Rivera, entrando en su lugar Radamés Gaxiola, ex jugador de Pumas Acatlán. Él y su comitiva se puso a trabajar de inmediato para escuchar las pretensiones de la CONADEIP, que en el fondo era regresar a la liga con todos sus equipos.

Esa junta del lunes por la mañana dejó en claro que sí había puntos de coincidencia, muchos más que los de desacuerdo, por lo que la gente de la ONEFA se llevó un escrito o carta compromiso firmada por la gente de la CONADEIP, donde en pocas palabras se apegaban a los lineamientos de la liga como respeto a los semilleros, edades, número de extranjeros y becas. Pero la sorpresa para el directivo Radamés Gaxiola vino cuando casi de forma unánime, salvo el voto de la UANL, los coaches o representantes de los equipos dieron el no a la propuesta, solicitando que para tal efecto primero los equipos de las escuelas privadas tendrían que aceptar un máximo de 40 jugadores becados.

Esta propuesta no fue aceptada por la CONADEIP, quienes reconocieron su deseo de competir unidos, pero bajo las mismas  reglas para todos los conjuntos que conforman la ONEFA y no haciendo excepciones para quienes provinieran de su organización deportiva.

En el fondo lo que se aprecia es la negativa a competir con los conjuntos del sistema ITESM, incluyendo en este caso hasta los del Grupo Rojo, mismo que no tendría partido alguno en la campaña ante los de la CONADEIP, lo que deja entrever que más que un argumento sólido es una posición de evitarlos a como dé lugar.

Así las cosas entre ONEFA y CONADEIP, donde los más perjudicados son los mismos jugadores y la afición.

Redacción: Alfonso Aguilar

 

Somos un grupo de periodistas comprometidos con la difusión de todas las actividades deportivas profesionales y de aficionados, con énfasis en estas últimas.